Cinco razones para no dormir con tu mascota en la cama

  • 23 Jul, 2018
  • ESTILO DE VIDA

Dormir en una misma cama con tus mascotas animales puede ser peligroso por las enfermedades e infecciones, parásitos transmitidos por los animales y por los posibles cambios negativos en el comportamiento de tu mascota.

Toxoplasmosis

Enfermedad producida por un organismo unicelular y, en una forma severa, puede llevar a serias consecuencias, incluso hasta una lesión cerebral. La penetración de este parásito en el organismo humano es posible por unas cuantas maneras.

Al dormid con tu mascota aumenta la posibilidad de tocar nuestro rostro y labios con su cuerpo y sábanas con las cuales tuvo contacto el animal, existe la posibilidad de infectarse con toxoplasmosis.

Esta enfermedad es peligrosa principalmente para aquellas personas con una inmunidad debilitada o para mujeres embarazadas. El resto del sistema inmunológico reprime la actividad del parásito, quitándole la oportunidad de causar un daño en la salud.

De acuerdo con investigaciones, del 30 al 60 por ciento de los gatos y cerca de una tercera parte de sus dueños tienen anticuerpos de toxoplasmosis.

Meningitis Los animales también pueden enfermarse de meningitis y transmitir esta enfermedad al ser humano de diversas maneras. En el grupo de riesgo se encuentran las personas que le permiten a sus animales lamer su rostro o tener un contacto intenso con el hocico del animal. Un animal enfermo de meningitis se caracteriza por la rigidez de los músculos de la espalda y cuello, espasmos musculares, debilidad e inestabilidad al andar. No dejes pasar estos síntomas. Estafilococo Los estafilococos son una parte normal de la microflora de los animales y seres humanos, pero al aumentar la cantidad de bacterias, causa en las personas enfermedades difíciles de curar, entre las cuales se encuentra la sepsis y la neumonía. Se puede trasmitir de un animal al ser humano a través de la saliva. Las probabilidades aumentan si el animal lame una parte dañada del cuerpo.

Parásitos Cada dueño responsable realiza a tiempo el tratamiento de su mascota contra los parásitos. Sin embargo, no se puede estar seguro de todo. Al tener un contacto activo con un animal puedes, como mínimo, contraer:

Empeine, cuyo período de incubación dura entre 8 hasta 30 días. Anquilostomiasis, larvas que entran al cuerpo a través de la piel. Estas pueden encontrarse en un estado de tranquilidad por mucho tiempo, por eso no es tan simple sospechar de anquilostomiasis en un animal. Parásitos ixódidos o conocidas como garrapatas duras, las cuales no tuvieron tiempo de “chupar” al animal. A pesar de la prevención, en EE.UU., cerca del 30 por ciento de los cachorros y el 6 por ciento de los perros adultos están infectados con parásitos.

Agresión No vale la pena olvidarse de los instintos de guardia de los perros. Si ellos consideran la cama como su territorio, entonces pueden comenzar a protegerlo de personas indeseables e incluso mantener alejados de ella a algunos miembros de su familia. La situación se vuelve aún más peligrosa cuando el perro duerme con un niño; en cualquier momento, este puede impedirles a los padres acercarse a la cama del niño.

Los gatos también pueden comportarse de manera agresiva con las personas que aspiran a “su” territorio. Este similar comportamiento en los animales se elimina mediante un largo camino de reeducación y frecuentemente causa una gran masa de problemas entre los dueños.

ONU le pide a México “medidas urgentes” para prevenir feminicidios

Anterior

ONU le pide a México “medidas urgentes” para prevenir feminicidios

La importancia de la lactancia materna en recién nacidos

Siguiente

La importancia de la lactancia materna en recién nacidos